Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Repensar Educativo | February 21, 2017

Scroll to top

Top

One Comment

Gestión de la Información: competencia que el alumno debe desarrollar - Repensar Educativo

Gestión de la Información: competencia que el alumno debe desarrollar
Martin Alvarez Lopez
¡Comparte y difunde!

 

 

Por María Eugenia de la Cruz

En este post, vamos a tratar sobre el desarrollo de la competencia de gestión de la información por parte del alumnado y el papel que han de jugar los docentes en el desarrollo de esta competencia; así como una propuesta de al menos dos herramientas para mejorar la gestión de la información y cómo utilizarlas en el aula.

 

1. Valoración sobre el desarrollo de la competencia de gestión de la información del alumnado.

Yo recuerdo, de adolescente en la Educación Secundaria, cómo eran las clases de Informática. El Microsoft Windows nos daba mucha seguridad. Aprendías cómo escribir un texto, cómo hacer una hoja de cálculo, una base de datos,…etc. Incluso luego más tarde en la etapa universitara, aún existían esos cursos para perfeccionar estas herramientas con el objeto de adquirir un mejor dominio, ser más competivos y tener un mayor grado de empleabilidad a la hora de encontrar trabajo.

Es más, a la hora de redactar nuestro Curriculum Vitae, señalábamos un apartado exclusivo para resaltar nuestros conocimientos informáticos y el grado de manejo de estas herramientas (básico, medio, alto).

Pero en menos de diez años, todo ha cambiado. Hoy en día, se sobreentiende que éstos conocimientos ya los tienes, y por consiguiente no son garantía ninguna para encontrar empleo.  ¿Por qué? Porque sólo nos permiten acceder a la información, pero jamás constituyeron una fuente aprendizaje.

Ahora existen los buscadores, las redes sociales, los blogs, los foros,… que nos vuelcan cantidad de enlaces y de opiniones por cada búsqueda que realicemos. Si ha cambiado el escenario, deben cambiar también las habilidades:

 

repensar 2

 

Es decir, debemos ofrecer a los alumnos una metodología clara y precisa, a través de la cual puedan:

– Desarrollar  la capacidad de aprender y de construir su propio conocimiento a partir de la lectura de aquello que les interese.

– Tenemos que lograr que el alumno entienda que la tecnología pueda llegar a ser su mejor aliada si la sabe utilizar en su beneficio, desarrollando la capacidad de encontrar, compartir o distribuir esa información.

Sin embargo, es tal el volumen de información que muchas veces no saben acceder a aquella que realmente les interesa, o aquella que cubre las necesidades de aprendizaje en un momento concreto. Como dice David Lewis: “El conocimiento es poder, la información no”.

 

repensar 1

 

En ese sentido, me parece muy interesante hacerles ver a los alumnos que igual que es recomendable seguir una dieta alimenticia sana y equilibrada, también es necesario establecer una dieta cognitiva, una serie de criterios culturales que nos ayuden a identificar qué contenido es relevante y cuál no.

En definitiva, que no se trata de una conducta tecnológica, ni tampoco de que la tecnología sea la responsable de un exceso de información. Más bien, que gracias a la tecnología disponemos de herramientas que nos ayudan a cribar y seleccionar la información relevante y prestando atención en el enfoque cultural más que en el tecnológico.

 

2. ¿Qué papel ha de jugar el docente en el desarrollo de esta competencia en el alumnado?

En una sociedad donde Internet permite el acceso a cualquier información, no tiene ningún sentido que el docente siga desempeñando un rol meramente transmisivo. Creo más bien que tenemos la necesidad y la obligación moral para nuestros alumnos de crear en el aula un microcosmos de la realidad que hay fuera. Enseñarles a aprender a través de la socialización y la tolerancia hacia argumentos diferentes.

Y creo además, que contamos con la complicidad del alumno en este sentido. Ellos ya están acostumbrados a colaborar a través de Internet. La comunicación para ellos es tan natural bien a través de un medio tecnológico como de manera presencial.

Sí debemos ser una guía en cuanto a que desconocen qué necesitan saber, cuándo necesitan saberlo y por qué. En este sentido, me parece muy acertada la reflexión que se presenta Alfons Cornella, de establecer una lista de cinco temas fundamentales y otros cinco secundarios. Así como las fases del Método TRAF (Tirar, Remitir, Actuar y Fichar).

 

3. Propuesta de dos herramientas para mejorar la gestión de la información y cómo utilizarlas en el aula.

Se me ocurre por ejemplo, para tratar temas transversales en tutorías, que siempre necesitan más de una hora de clase y mucha asimilación para cambiar conductas, la siguiente actividad:

Establecer palabras claves en torno a la temática que estemos tratando, y hacer búsquedas en Twitter sobre ese tema para saber cuál es el estado de la cuestión en la actualidad. Seguiríamos sus opiniones al respecto mediante un hashtag, lo que facilita que se pueda colaborar con otro grupo de clase que esté tratando el mismo tema.

A continuación, se podría establecer unos criterios o los principios de una dieta cognitiva, para cribar de entre toda esa información la que realmente resulta relevante. Y esa que hayamos decidido que es información útil la iremos clasificando por palabras claves en Diigo (www.diigo.com)  para poder consultarla después y realizar una puesta en común como actividad final.

 

¿Cuál es tu opinión sobre el hecho de desarrollar esta competencia en los alumnos? ¿Qué prácticas se te ocurren a ti para desarrollarla?

 

Bibliografía:

Comments

Submit a Comment

Please type the characters of this captcha image in the input box

Por favor escriba los carácteres de la imagen para poder publicar su comentario.