Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Repensar Educativo | June 24, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

3 recomendaciones para que hagas de tus clases un espacio de más tips y menos cátedra

3 recomendaciones para que hagas de tus clases un espacio de más tips y menos cátedra
Martin Alvarez Lopez
¡Comparte y difunde!

Cada vez que planificamos una presentación o también llamada cátedra para nuestra clase, taller o charla, normalmente nos ceñimos a una estructura totalmente rígida que, mis estimados colegas, ya no cumple con la forma cómo una persona hoy asimila información, se emociona y aprende. ¿Qué necesitamos? Pues más recomendaciones, más ‘tips’ y menos cátedras.

 

Tal vez una primera premisa que debamos observar primero sería, ¿cuál es el problema con la forma cómo planifico mi clase o presentación?

 

Hoy tenemos que replantearnos dos cosas sí o sí:

 

-El tiempo. ¿Cuánto tiempo debe durar mi clase o presentación?

 

¡Uy! Acá la cosa es muy sería. ¿Y por qué lo digo? Es a veces difícil y hasta complicado mirar a nuestros alumnos y observar que muchos o están con el móvil, o no están atentos o en el peor de los casos –y nos ha pasado, recuerden- los vemos bostezando. Claro, muchos me dirán que existen otros factores, incluso hasta fisiológicos, pero el tema de cuánto tiempo debe durar una clase o presentación hoy, con todas las distracciones y sentidos que los Millennials desarrollan, es algo que es necesario revisar una y otra vez.

 

-Más tips, menos cátedra

 

Hay que ser sinceros: ¿estamos acaso en el tiempo en donde, como docentes, lo sabemos todo? ¿Seguimos siendo los ‘sabelotodos’ de todo? No, y tampoco debemos seguir armando nuestra cátedra como si fuera una fórmula que no amerite revisión alguna. Otra cosa es cuando uno recomienda, sugiere, frente a sus alumnos, estrategias o con un tan sencillo: “Mira, tengo algo muy interesante que te puede servir”.

 

(Robin Williams era un capo dándote consejos en La Sociedad de los Poetas Muertos)

 

Y a esto nos referimos: a dar un tip, una recomendación.

 

¿Y por qué? Porque nuestros estudiantes no necesitan a un profesor, sino a un mediador, a una persona que sea un alumno más dentro del salón de clases que quiera aprender, que piense en equivocarse y que más que dar una clase, se dedique a compartir y que, entre todos, se sugieran información.

 


 

Y como para seguir por la línea de la recomendación, te dejo 3 recomendaciones para que hagas de tus clases un espacio de más tips y menos cátedra.

 

1. Tengas la profesión que tengas, antes de armar tu clase o presentación, más que enseñar y proponer algo demostrado, bríndales recomendaciones sobre aquello que te ocurre a ti en tu trabajo, en tu especialidad, en el día a día y sobre todo cómo lo solucionaste.

Con esto no estamos diciendo que olvides desaroolar los conceptos básicos en tu clase, es necesario, pero sería genial si abres la puerta y le brindas a tu alumno tu tip y cómo resolviste el problema. Con esto generarás que los demás te brinden sus soluciones y de cómo lo enfocaron o enfocarían. En otras palabras, abres el aprendizaje y  se identificarán contigo.

 

2. ¡Dale solo 20 minutos a tu clase! Un buen inicio te asegura un buen engagement.

¿Y por qué 20 minutos? Existen una serie de investigaciones como las deJohnstone & Percival en donde indican que un tiempo estimado es de 18 minutos por presentación. Para aquellos que están metidos en el mundo de las ponencias miren sino a los Pechakucha, ignite y, claro, los conocidísimos TED, de todos estos podemos rescatar una cosa para el tiempo de nuestras clases: “Todo inicio, mientras más corto y directo, siempre impacta y depende mucho cómo lo planifiquemos”.

 

3. Los tips van acompañados de un buen reto

Claro, la cosa no está en solo soltar recomendaciones y listo. Es necesario que te asegures que en esa charla, en ese compartir de data, que ahora será tu clase,  se ponga en práctica. Bríndales un proyecto en donde sea necesario aplicar el tip de todos. Esto no solo enriquece la clase, sino que hará que el proyecto sea colectivo y visto desde distintas aristas.

 

Dato:

-No olvides que la clase no la haces tú como profesor o especialista de un tema. Piensa en función a cómo desea hoy tu alumno recibir información y sobre todo que esta sea rápida, sencilla y usable.

-Que tu clase sea lo más similar posible a un espacio coworking. Un TeamWork perfecto en donde más prime el tip y recomendación colectiva que el saber único.

Submit a Comment

Please type the characters of this captcha image in the input box

Por favor escriba los carácteres de la imagen para poder publicar su comentario.